Cosas que no debes hacer cuando vas a casa de alguien como invitado

Angebot anfragen

Nummer ist ungültig. Bitte überprüfen Sie die Ländervorwahl, Vorwahl und Telefonnummer.
Mit Klick auf 'Absenden', bestätige ich die Datenschutzbestimmungen gelesen zu haben & bin einverstanden meine Informationen zu verarbeiten um meine Anfrage zu beantworten.
Hinweis: die Einwilligung kann per E-Mail an privacy@homify.com widerrufen werden

Cosas que no debes hacer cuando vas a casa de alguien como invitado

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez
Projekt Altbauwohnung Harvestehude Moderner Flur, Diele & Treppenhaus von decorazioni Modern
Loading admin actions …

El hogar es escenario habitual de reuniones de todo tipo, desde cenas con amigos a comidas familiares pasando por citas románticas, encuentros de trabajo… Nuestro papel como anfitriones puede cambiar y, en cualquier momento, podemos convertirnos en los visitantes. Saber cómo actuar o qué debes evitar cuando vas a casa de alguien como invitado es de todo punto necesario para causar una buen impresión, disfrutar de la velada o, sencillamente, no hacer que los anfitriones terminen por arrepentirse de haberte invitado.

Más allá de las normas protocolarias estrictas (aquellas que el común de los mortales no suele tener que seguir por la naturaleza de las situaciones del día a día), existen ciertos comportamientos, más o menos habituales, que puedes evitar e, incluso, mejorar para ser la visita perfecta. En este libro de ideas te proponemos una recopilación  de cosas a evitar cuando vas a casa de alguien como invitado. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

1. Llegar demasiado pronto o tarde

Skandinavische Esszimmer von homify Skandinavisch

La puntualidad es la eterna batalla para aquellos a quienes el tiempo ha declarado la guerra y, con independencia del plazo que se den para prepararse, siempre llegan tarde. Sin embargo, esta es una de las primeras cosas que hay que evitar cuando vas a una casa como invitado. Hay cierta flexibilidad en cenas informales aunque, para retrasos excepcionales, siempre hay que avisar. Lo mismo sucede con quienes son excesivamente puntuales y es que, presentarse antes de la hora prevista, puede dar al traste con la organización del anfitrión y, en consecuencia, convertirse en algo negativo. ¿Lo ideal? No pecar por exceso, ni por defecto. 

2. No preguntar si hay que quitarse los zapatos

Projekt Harvestehude Moderner Flur, Diele & Treppenhaus von decorazioni Modern
decorazioni

Projekt Harvestehude

decorazioni

Aunque el hecho de descalzarse o cambiar el calzado de la calle por otro más cómodo es una costumbre más propia de los países como Japón o China, no está de más consultar antes de cometer un error. Es posible que tras un paseo llevemos al interior en nuestros zapatos restos de todo tipo que podrían estropear alfombras, moquetas… Si el anfitrión es proclive a cambiar la indumentaria, es probable que te ofrezca un calzado alternativo. 

3. No llevar ningún presente

industriell  von UNCUT, Industrial

Esta recomendación es todo un clásico. No resulta muy acertado presentarse en casa del anfitrión con las manos vacías. Llevar un regalo es, más que un detalle, una manera de dar las gracias a quienes te abren las puertas de su casa. Una botella de vino, unas flores, unos bombones o, incluso, algo para el menú, como un postre o un aperitivo, son algunas de las alternativas que tienes a tu disposición para convertirte en el invitado perfecto.

4. No preguntar cuál es tu sitio

Cada uno sabe cómo está organizado el mobiliario de su hogar y, a la larga, quien más y quien menos va tomando posesión de sus rincones. Cuando se trata de una velada compartida y no sabes cuáles son esas posiciones estratégicas, lo mejor es preguntar al anfitrión y dejar que sea él quien decida si te coloca en un punto en particular o el espacio es de libre disposición.

5. Devorar la comida

La gastronomía es, con frecuencia, el hilo conductor sobre el que se articulan multitud de encuentros dentro y fuera de nuestro hogar. Sin embargo, acudir como invitado a una cita culinaria no tiene nada que ver con presentarse allí muerto de hambre. Lanzarse sobre la comida no es una muestra de buena educación por lo que has de procurar evitarlo. Disfrutar de la comida de forma pausada te reportará más satisfacciones que engullirla sin paladearla. 

6. No hacer la cama

Skandinavische Schlafzimmer von Maqet Skandinavisch Holz Holznachbildung

¿Has pasado la noche en casa de otra persona? Si es así has de tener presente que no se trata de un hotel, esto es, no hay personal contratado para que cuando salgas por la puerta todo vuelva a estar impoluto. Dicho esto, procura evitar dejar la cama sin hacer ya que es un gesto de muy mal gusto. Aunque no tengas por costumbre hacerla en tu hogar, haz un esfuerzo para demostrar tu buena educación a tu anfitrión.

7. No invadas la privacidad

Algunas reuniones con amigos o familiares terminan por convertirse en auténticos tours por el interior de la casa. Sin embargo, si vas a casa de alguien como anfitrión debes evitar, en la medida de tus posibilidades, entrar sin permiso en estancias de índole personal tales como el dormitorio o el despacho. Una cosa son los despistes y otra, investigar a fondo una casa ajena. Por su puesto, lo mismo se aplica a abrir armarios, cajones, tocar objetos sin permiso… Definitivamente, prohibido. 

8. No dejar limpio el baño

El baño es una de las estancias que, junto con el salón o la cocina, tienen más posibilidades de ser utilizada cuando hay visita en casa. Entre las cosas que debes evitar cuando vas a casa de alguien como invitado está, como no podía ser de otra manera, no dejar el baño en condiciones. Además de que la primera vez que vayas a hacer uso de él deberías pedir permiso, asegúrate de que, una vez utilizado, todo está en su lugar y listo para que cualquiera pueda utilizarlo como lo encontraste. 

9. Ayudar sí, pero con tacto

Moderne Esszimmer von B.loft Modern

Es de bien nacidos, ser agradecidos, lo dice el refrán y, en materia de citas en hogares ajenos, es una máxima que se traduce en ayudar o mostrarse voluntarioso con las tareas que implica una visita. Una de las cosas que debes evitar cuando vas a casa de alguien como invitado es estar mano sobre mano. Colabora a la hora de recoger o llevar y traer platos del menú pero cuidado, hazlo siempre con el beneplácito del anfitrión porque no todo el mundo lleva bien compartir su espacio y pueden sentirse invadidos. 

10. No comunicar previamente alergias o preferencias gastronómicas

Por mucho que conozcas a los anfitriones, hay ciertas cosas que pueden escapar a su control para ofrecerte una velada perfecta en todos los sentidos. Si eres alérgico a algún alimento o no soportas ciertos ingredientes, lo más acertado es comentarlo antes de llegar, entre otras cosas, para evitar al cocinero el bochorno de que no comas nada y no sepa cuál es la razón, pudiendo atribuir la inapetencia a su falta de pericia en la cocina

11. Ser antisiocial

No relacionarse o mostrar una actitud antisocial es, con diferencia, una de las peores cosas que puedes hacer cuando eres invitado. Si tenemos en cuenta que los encuentros con familiares y amigos buscan, entre otras cosas, convertirse en espacios para compartir momentos agradables, cualquier conducta que no vaya encaminada a esta finalidad es censurable. Es mejor quedarse en casa sin salir que acudir a una cita mostrando hostilidad o desidia. 

Puedes seguir conociendo recomendaciones para convertirte en el invitado perfecto en nuestro libro de ideas: 11 cosas que no debes hacer cuando te invitan a una casa.

VIO 302 - Terrasse Moderner Balkon, Veranda & Terrasse von FingerHaus GmbH - Bauunternehmen in Frankenberg (Eder) Modern

Sie suchen einen Architekten?
Schreiben Sie uns! Wir helfen Ihnen gerne.

Nach passenden Wohnideen stöbern